Mi primer hechizo

“La maga crea y transforma a través de la palabra. Sabe que lo que sale de su boca crea una realidad”

Recuerdo perfectamente cuando hice mi primer hechizo. Tenía entre 7 a 8 años y estaba viendo una película con mi mamá. Era una de esas clásicas pelis de amor, donde dos hermanas brujas tenían que cortar un mandato familiar que las regía y que hacía que cada vez que se enamoraran, el ser amado fallecía.

Recuerdo que amé la trama de la magia. Ver cómo a través de palabras, decretos y mezclas de elementos se podía realizar alquimia ¡Lo encontré mágico! y no dude en practicarlo, aunque una parte de mi susurraba al oído que aquello era algo oculto y prohibido.

Recuerdo que me fui al patio trasero de nuestra casa. Era un largo y extenso terreno de tierra. Recogí algunas piedras pequeñas, hojas, palitos e hice la magia y decreté algo sobre el amor (porque la peli hablaba de eso y me creí la protagonista jajajaja) y tiré los elementos al cielo, como si éste los recibiera para hacer la alquimia perfecta.

A más de 20 años de aquel episodio, hoy veo y observo cómo esa memoria antigua que nos acompaña a lo largo del camino de nuestra alma siempre se manifiesta de una u otra forma, seamos o no conscientes. Esa memoria antigua es mi gran maestra, es la que me susurra al oído los ingredientes que necesito para hacer alquimia. Es la que me muestra el camino desde el corazón y me recuerda que vine a servir, a sanar (me) y a compartir el conocimiento aprendido con los demás.

Y tú ¿recuerdas la primera vez que tuviste contacto con la magia? ¿cuándo fue que despertó esa memoria en ti?