Blog

El aprendizaje de la maternidad y la Geometría Sagrada

¿Cómo están? Primero que todo darles las gracias a las miles de visitas que recibo a diario en mi Blog, a todas y todos los que se interesan por los temas de Astrología, Tarot y cómo aplicar la Geometría Sagrada en nuestro cotidiano.

Hoy quiero compartirles una experiencia personal que me ha llenado de alegrías, pero también ha significado un gran crecimiento en mi persona, dejando atrás el arquetipo de la Niña, para integrar en mí el Arquetipo de la Mujer; se trata de la maternidad.

La maternidad llegó a mi vida en el momento preciso ¡No pude haber estado mejor para recibir a esta nueva vida! Ya llevaba vaaaaarios años de aprendizaje, de integrar mis sombras, de trabajar en mis heridas de infancia, en mis heridas ancestrales, en remover patrones y sistemas de creencias que no me pertenecían. Incluso a comienzos de año estuve de viaje en Marruecos – África, justamente para estudiar más sobre la Alquimia, la Geometría Sagrada y cómo borrar en mí diversos sistemas de creencias que obstaculizaban mi procesos. Así que ya venía preparando hace tiempo el camino.

Hoy, a mis casi 32 años, recibo en mi vientre la nueva vida, la Semilla de la Vida que se gestó en mi útero y que junto a mi compañero decidimos libremente, y en un acto de amor, decirle sí a esta alma que quizo encarnar y venir a la tierra.

Porque sí, porque soy una convencida que la maternidad es una opción, es una elección que se hace en consciencia, es un camino que se decide transitar libremente.

¡Y estoy feliz! El proceso de gestar esta nueva vida en mi vientre me ha hecho crecer y madurar en muchos aspectos, comprender el amor desde otro punto de vista, abrazar la maternidad libre de juicios y prejuicios sociales, enfrentarme a mis mayores miedos, abrazar mis emociones y soltar todo lo que ya no estaba aportando en mi vida.

LOS 4 ARQUETIPOS VIVEN EN MI

Hace un tiempo, cuando me regalé una Bendición de Útero junto a Pau, ella me comentó que cuando uno está gestando no es que dejes atrás los 4 arquetipos femeninos que habitan en toda mujer, todo lo contrario, sino que uno predomina por sobre otros, pero los demás siguen habitando en cada una de nosotras.

Recordemos que los 4 arquetipos que habitan en cada mujer son:

  • La Madre – Fase de Luna Llena
  • La Doncella o la Niña – Fase de Luna Creciente
  • La Hechicera o Guerrera – Fase de Luna Menguante
  • La Bruja o Anciana – Fase de Luna Nueva

Y sin duda así ha sido. La Hechicera ha limpiado el camino en mi maternidad, soltando todas las relaciones tóxicas, los pensamientos auto-destructivos, los miedos y temores. La Doncella o la Niña me ha recordado que siempre habita en mí y que siempre seré la hija de mi madre, invitándome a sonreír, a jugar, a explorar con mi maternidad.

La Bruja ha potenciado en mi las canalizaciones de mensajes con mis Guías y Maestros, ha despertado en mi la intuición de una forma increíble, me ha susurrado al oído el camino a seguir, mostrándome que siempre estoy siendo sostenida por la Fuente Original. Y la Madre es la que habita en mí en profundidad en estos momentos, abrazando desde mi vientre la nueva vida.

GEOMETRÍA SAGRADA EN LA MATERNIDAD

Como ya les había contado en textos anteriores, la Geometría Sagrada es un patrón de información universal contenido en una figura. Por eso que al observar una Geometría, ya estamos entrando en el campo vibracional de ésta.

Con mi maternidad he trabajado básicamente con dos Geometría: La Semilla de la Vida y el Dodecaedro. A continuación les explico brevemente de qué trata cada una:

SEMILLA DE LA VIDA: Representa la creación, es el origen de toda vida. Son 7 esferas que nos recuerdan que toda creación está basada en la ley del 7, en los septenios. Es la semilla inicial de todo proyecto. Toda creación universal converge en este patrón geométrico.

DODECAEDRO: Es el átomo divino, es el Éter, la conexión con la madre universal. Esta geometría pertenece a los Sólidos Platónicos y se conoce como el Quinto elemento o la Quinta esencia. Se comporta como una puerta interdimensional de conciencia. Tiene impreso en su patrón geométrico la arquitectura del alma, por lo que es ideal para recordarnos nuestra divinidad, para abrir el corazón, para abrirse a otras dimensiones.

 

*Foto por Natalia Montecino
*Foto por Natalia Montecino

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s